*

X

La realidad del "turismo romántico" o la prostitución de los hombres en Kenia (FOTOS)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/20/2015

Las personas en la búsqueda de esta complicidad se permiten reconocer, a través del espejeo del otro, sus propias necesidades como seres sexuales interdependientes

Hablar acerca de la prostitución nunca es menester sencillo, ya que requiere de la valoración adecuada de un enfoque cosmogónico acerca del erotismo, los vínculos afectivos, el género e inclusive la reproducción. Y es que es un tema que necesita no sólo rigor, pues es también un proceso que determina creencias, actitudes, sentimientos y conductas asociadas a nuestra respectiva sexualidad. 

Basta con echar un vistazo a la diversidad sexual que existe en este mercado para comprender la importancia de esta reflexión: los proveedores de tan exquisito placer pueden variar entre mujeres y hombres heterosexuales, homosexuales, transgénero, transexual, practicantes de BDSM y acompañantes no sexuales, entre otros (y más). Prácticamente es un coctel de gustos que satisfacen las necesidades más básicas del ser humano, tanto físicas como psíquicas. Por lo tanto, al indagar un poco en el tema, nos sorprendemos con el descubrimiento de mitos internos que terminan influyendo en nuestra percepción como seres sexuales interdependientes. 

Esto probablemente cambie en relación con lo que realmente significa la compañía de un conocedor en temas del amor erótico, en la volatilidad del deseo sexual expresado a través de las fantasías según el sexo (hombre o mujer), etc., y que puede definirse como el genuino deseo de una compañía más allá de la interacción sexual, de un espejo psíquico como seres que comparten el continuum del gregarismo y afectividad, de una intimidad vulnerable entre dos miradas que reflejan necesidades en común. 

Por lo tanto, las personas en la búsqueda de esta complicidad se permiten reconocer, a través del espejeo del otro, sus propias necesidades como seres sexuales interdependientes. En especial si forman parte de minorías ignoradas con sus propios deseos de afecto, tales como las personas de la tercera edad. ¿Por qué no, tras tantos años de vivir en compañía, de gozar (o no) de una sexualidad latente y permitida (o a veces), aceptar que continúen experimentándola con una mayor sabiduría de su cuerpo y emociones? 

De ese modo nace el romance tourism, el turismo establecido en Mombasa, Kenia, donde las mujeres mayores pagan por la compañía de un joven habitante de la ciudad. A diferencia de la sexualidad completamente erótica entre un cliente hombre heterosexual y una chica, además de una mera erotización del cuerpo masculino y una emotización en la psique femenina, en la relación del turismo “romántico” lo principal es el descubrimiento de los deseos de la clienta en búsqueda de su propio bienestar. O al menos eso transmiten las fotografías de Sofie Amalie Klougart.

 

 

 

 

 

Los 10 tips para viajar gratis en avión (según hombre que lo ha hecho durante 16 años)

Buena Vida

Por: Samuel Zarazua - 05/20/2015

Viaja en primera clase, come en businesss class y duerme en hoteles de lujo. ¿Cómo volar alrededor del mundo gratis?

airplane 4

Para muchos de nosotros viajar en avión es la forma más fácil de llegar a cualquier destino, para otros puede llegar a ser una obsesión, como es el caso de Ben Schlappig, quien desde los 16 años ha aprendido una serie de trucos para acumular millas con puntos de la tarjeta de crédito para viajar alrededor del mundo sin gastar ni un sólo centavo, al grado de pasar más tiempo en el aire que con los pies en la tierra. Él considera que los 'viajeros aficionados' (hobbyists) como él, siempre estarán un paso más adelante que los que siguen la burocracia de las aereolíneas, a quienes considera unos idiotas. Ahora el avión es su casa, su oficina y su cuarto de juegos. Le gana a las aereolíneas en su propio juego.

Viaja alrededor de 650 mil kilómetros al año. Fue el primer hombre en viajar sobre el Pacífico seis veces en un solo viaje: Chicago, Osaka, San Francisco, Seúl y de regreso. Cuando terminó su viaje, ya había ganado medio millón de millas de viajero.

El escritor del blog One Mile at a Time (Una milla a la vez) busca, en su sitio de consultoría de viajes por puntos, dar consejos para conocer las formas en que se manejan las aerolíneas, para saber cómo explotar ello en beneficio de los viajantes.

Existen hombres que como Schlappig han encontrado lagunas en las políticas de las aereolíneas y lo han compartido por Internet, como el hombre que  se encuentra en un proceso legal por esta misma razón.

The New Yorker identifica a este grupo cada vez mayor de los viajeros que, para evitar la compra total del boleto, llevan a cabo los 10 consejos siguientes para viajar gratis:

  1. Localizan lagunas en la regulación de las aerolíneas para evitar pagar el precio completo del viaje.
  2. Se hacen viajeros frecuentes.
  3. Realizan viajes muy largos para acumular millas de viajero frecuente que después usan para los demás viajes.
  4. Realizan un número de vuelos pagados para buscar el mayor rendimiento de su 'inversión' y conseguir el estatus de 'lealtad' o de 'realeza'.
  5. Buscan algoritmos en sitios de Internet que anuncian 'errores de precios' en las páginas.
  6. Identifican los vuelos más reservados y se ofrecen para realizar el siguiente vuelo y  tomar la recompensa de 400 dólares.
  7. Tienen muchas tarjetas de crédito (de hecho, los hobbyist cuentan con docenas de ellas).
  8. Compran monedas de dólar con la tarjeta de crédito y mantienen los puntos de recompensa intactos.
  9. Pagan con tarjetas de crédito.
  10. Acumulan millas en productos que las ofertan como recompensa.

Las personas que conforman estos grupos de viajeros aficionados viajan como la realeza, sin embargo, United Airlines, con quien Schlappig consiguió por primera vez su estatus preferente, lo expulsó del programa en 2011 cuando se jactó de su 'pasatiempo' en una entrevista con The New York Times donde confesó cómo explotaba a la aereolínea por una cifra de 10 mil dólares.