*

X
Los arqueólogos están fascinados con este reciente descubrimiento que se realizó en Serbia

De entre los innumerables objetos que podemos encontrar vía las exploraciones arqueológicas que se llevan a cabo alrededor del mundo, un milenario conjuro de magia impreso sobre una tabla de oro se encuentra sin duda entre los más emocionantes. Y esto es precisamente lo que descubrió un grupo de arqueólogos en una antigua ciudad romana ubicada en lo que hoy es Serbia. 

Se trata de una serie de tablas de oro y plata que tienen inscripciones de hechizos mágicos. Si bien los especialistas apenas se están familiarizando con los símbolos y referencias que contienen, el descubrimiento parece bastante prometedor –incluso considerando que tal vez jamás se logre descifrarlos por completo, lo cual alimentaría esa infinita región reservada al misterio. "Se leen los nombres de unos cuantos demonios que están conectados al territorio de lo que hoy correspondería a Siria", dice el arqueólogo Ilija Dankovic. Las laminas, que están inscritas en arameo utilizando el alfabeto griego, fueron encontradas al interior de dos amuletos de acero. 

Las vacas son visitadas por un ángel en el pastizal: Jonna Jinton demuestra la ancestral técnica del kulning

El llamado de las vacas por la voz humana es un arte que se pierde en lo inmemorial pero que seguramente nos remite a las antiguas tribus indoeuropeas --que nos legaron los Vedas-- y que hicieron de las vacas símbolos de la deidad.

Resonando con esta antigua práctica Jonna Jinton se dio a la tarea de llamar a las vacas en el verano, y su voz cristalina e hipnótica congregó al ganado como un misterioso ángel en el pasto:

En medio de una brillante noche de verano salí a llamar para las vacas. Pensé que, tal vez, algo profundo en ellas recordaba los sonidos de los tiempos antiguos en los que las personas las llamaban a través de la distancia... Y vinieron corriendo, junto con 1 millón de mosquitos :) ¡Qué noche más mágica!

Jinton utiliza lo que se conoce como "kulning", un llamado al ganado que es también un canto. Esta técnica se desarrolló mayormente por mujeres en Escandinavia con el fin de poder dirigir a vacas y otros animales que estaban pastando en colinas. La versión de Jinton del kulning es, sin duda, una de las más bellas.