*

X
Algo de lo que uno se encuentra en internet: personas tomando psicodélicos y armando muebles de IKEA

Entre esas cosas que uno se encuentra en Internet que sirven para matar un rato preguntándose hasta donde puede llegar la curiosidad, la simpatía y la estupidez humana (todas al mismo tiempo), están estos videos de Hikea (una combinación entre la palabra inglesa "high" e IKEA,la popular compañía de muebles sueca).

Jugando con la idea de que durante los viajes psicodélicos cada detalle puede abrir todo un caudal de maravilla y mistificación y que en ocasiones la coordinación queda comprometida, la gente de Hikea organiza que gente tome psicodélicos como hongos y LSD y se ponga a armar estos muebles, que si bien son relativamente fáciles de ensamblar, requieren de invertirles una buena cantidad de tiempo y concentración. Esta combinación puede parecer genial --estúpidamente genial para un poco de entretenimiento web. Los resultados quedan al mejor juicio de los lectores.

Uno podría pensar que esto es publicidad para las drogas pero después de ver los videos será evidente que no es así, a menos de que lo que uno esté buscando con los psicodélicos es reírse estúpidamente durante un par de horas (intercaladas con frustración).

Este otro individuo llamado Keith toma "hongos mágicos" y arma un armario. Definitivamente es más divertido hacer esto en pareja.

De cualquier manera queda claro que, sea o no muy chistoso de ver, si vas a tomar psicodélicos mejor pasa tu tiempo haciendo algo más interesante que armar unos muebles. De hecho, no necesitas muchos "props", quizá lo mejor que puedes hacer es quedarte en la oscuridad observando tu mente o, en un lugar seguro en la naturaleza, simplemente mirar el cielo y las plantas.

Un grupo de científicos británicos pone a prueba la popular creencia de que el LSD provoca sinestesia y se encuentran con algunos problemas en el camino

Un nuevo estudio ha confirmado que el LSD puede inducir experiencias parecidas a la sinestesia pero los resultados preliminares, publicados en Neuropsychologia, levantan dudas sobre que tan sinestésicas son en realidad.

La sinestesia es un fenómeno perceptivo y ocurre cuando una persona experimenta a través de un sentido las sensaciones de otro. Por ejemplo, se pueden saborear colores o ver sonidos.

Quienes lo estudian aseguran que una verdadera sinestesia ocurre cuando un sentido específico, el inductor, dispara de manera automática otro sentido específico, llamado coincidente. Este emparejamiento entre ambos canales perceptivos es consistente a través del tiempo para las personas que experimentan de manera natural estos fenómenos.

Desde que Albert Hofmann lo descubrió en los 30 se han reportado en diversas ocasiones anécdotas sobre las propiedades sinestésicas del LSD. En investigaciones de mediados del siglo pasado se sugirió esto; sin embargo, hubo muchas fallas metodológicas al abordar el fenómeno.

Para poner a prueba estas suposiciones ya ampliamente aceptadas un grupo de científicos de la University of London (antes Oxford), dirigidos por Devin B. Terhune, reclutaron a 10 personas física y mentalmente saludables (y con experiencias psicodélicas previas) para llevar a cabo una sencilla prueba.

A cada participante se le inyectó una solución salina a modo de placebo, para luego aplicar algunas pruebas de comprobación de experiencias sinestésicas. Luego de 1 semana, los participantes regresaron a una segunda sesión en la que les inyectaron de 40 a 80mg de LSD para realizar luego estas mismas pruebas.

Se utilizaron dos cuestionarios ya verificados, uno de asociación de colores y grafemas, y otro de asociación de colores y sonidos. Los investigadores descubrieron que los efectos del LSD no empataron con dos de los criterios que evalúan si existe una sinestesia genuina: consistencia y especificidad. Ni los símbolos y sonidos dispararon colores específicos, ni los sonidos y colores percibidos resultaron más consistentes bajo los efectos del ácido lisérgico. En todo caso, el reducido número de participantes no da pie a concluir algo.

De acuerdo con los investigadores, el tipo de sinestesia que dispara el LSD podría tener cualidades distintas a las que se han establecido hasta ahora. La consistencia es el criterio más usado para evaluar y reconocer a quienes experimentan sinestesias congénitas; la sinestesia se considera un fenómeno confiable y consistente: un sentido específico induce consistentemente una sensación o percepción específicas. Analizar los datos arrojados por la prueba ponen la pregunta inicial en territorio ambiguo, pues el tipo de sinestesia provocada por el LSD tiende a ser inconsistente y transitoria.

Terhune sospecha que hay algo más, algo distinto pasando ahí. Quizá se tenga que ampliar la definición que se tiene de sinestesia o encontrar nuevos conceptos para explicar y estudiar las experiencias similares a la sinestesia provocadas por esta droga. Estandarizar pruebas para reconocer y comprobar este tipo de fenómenos, similares a las alucinaciones, es bastante difícil pero necesario si queremos llegar a entender por completo cómo funciona esta sustancia en el cerebro, ya que su potencial es maravilloso.

 

Con información de PsyPost