*

X
Estos son los mejores países para extranjeros que quieren mudarse o experimentar otro clima

Estos son los países más amigables según un índice compilado por InterNations en el que se sondearon a más de 14 mil personas.

El ranking toma en cuenta la calidad de la vida del lugar, la facilidad con la que uno se establece ahí, incluyendo la calidez de la gente, las facilidades para trabajar siendo extranjero, la vida familiar, el costo de vida y las finanzas personales. 

El reporte, el cual puede consultarse en su totalidad aquí, tiene como motivo proveer una guía para personas que buscan irse a vivir en el extranjero, si bien tiene una óptica británica.

El top cinco está encabezado por Taiwan, Malta, Costa Rica, México y Colombia, la calidez latinoamericana y el buen clima se imponen en esta lista. Cerca también Ecuador, Brasil y España.

 

Taiwan 
Malta
Costa Rica 
México 
Colombia 
Oman 
Filipinas
Nueva Zelanda
Vietnam 
Portugal 
Brasil 
España
Ecuador 
Canadá 
Rumania 
Bahrain 
Uganda 
Indonesia 
Ucrania
Irlanda
Tailandia 
Argentina 
Australia 
Chipre
USA 
Grecia
Perú
Marruecos 
Japón 
Israel 
Emiratos Árabes
Malasia 
Tanzania 
India 
Kenia 
Turquía
Egipto 
Kazakhstan 
Mozambique 
Polonia
Luxemburgo 
U.K. 
China 
Nigeria 
Holanda
Hungría
Italy 
Panamá 
Sudáfrica
Corea del Sur
Singapur
Hong Kong 
Bélgica 
Finlandia
Alemania
Francia 
Chile 
Austria 
Rusia 
Dinamarca 
Qatar 
Suecia 
Noruega 
Suiza 
República Checa 
Arabia Saudita 
Kuwait 

Te podría interesar:
Estudio demuestra de forma sencilla que la concepción que tenemos del tiempo puede mejorar nuestra actitud y bienestar

Contrario a lo que se podría intuir, pensar en la fugacidad de la vida o en la finitud del tiempo, asumir que éste es escaso y que nos queda poco ayuda a establecer una relación mucho más plena con nuestro entorno, nuestra vida y las personas cercanas, es decir, aumenta el bienestar y la felicidad.

Al menos así quedó demostrado según este estudio, dirigido por Kristin Layous y realizado en la Universidad Estatal de California, East Bay. De acuerdo con sus conclusiones, aquellos que adaptaron este enfoque mental experimentaron mayor conexión, se sintieron más competentes y autónomos.

Se pidió a algunos de los 111 universitarios participantes que sencillamente mantuvieran registro de sus actividades diarias; a otro grupo se le pidió que imaginaran el tiempo como un recurso escaso para que aprovecharan cada momento y extrajeran lo mejor que podían obtener de sus vidas.

Este grupo tuvo una tarea mucho más específica: planear sus siguientes 30 días en el campus como si fuera su última oportunidad para disfrutar de todas las cosas que aman ahí, todas las cosas que luego sabían que iban a extrañar una vez fuera.

Todos los participantes registraron sus actividades cada 7 días durante 4 semanas, y escribieron lo que habían hecho. Luego les recordaban una vez más su tarea y se les ordenaba continuar con ella.

Al finalizar el plazo, se aplicó la encuesta de medida de balance en las necesidades psicológicas para determinar la salud psicológica de los jóvenes a partir de tres criterios: conexión con otros, un sentimiento de competencia personal y el sentido de autonomía.

Como resultado se detectó un incremento en el bienestar de ambos grupos, pero este aumento fue doble para el grupo al que se le indicó imaginar que esa fase de su vida estaba por terminar.

Así, el equipo de psicólogos conluyó que la conepción del tiempo como algo escaso hizo que los participante estuvieran más motivados para incluir en el plan actividades que realmente les gustaran y disfrutarlas mientras las realizaban. Esto se reflejó en los resultados de la encuesta y en la mejora del estado general de ánimo, la actitud y el comportamiento de los participantes.

Mientras lees esto, el reloj avanza y nada lo detendrá. ¿Qué te gustaría estar haciendo ahora? Planear nuestra vida como si fuera a terminar de un momento a otro, hacer que cada momento cuente en verdad: ése es el reto.