*

X

La última moda de sexo en Rusia tiene un impacto que querrás conocer

Sociedad

Por: PijamaSurf - 04/30/2017

Los mensajes son claros: “Busco a un hombre que pueda instalar unos cables en dos habitaciones de mi piso”, “Me reuniré con cualquiera que a cambio de sexo me dé un sofá"...

En las redes sociales es muy común encontrar artículos, imágenes y videos en torno al sexo. La mayoría de ellos poseen títulos rimbombantes y fotografías eróticas que provocan caer en la tentación de darle clic. Los cibernautas consumen este tipo de información como si se removieran los viejos fantasmas de los manuales de urbanidad o creencias de la vieja escuela católica. Sin embargo, ¿qué tipo de sexo es el que se está vendiendo? ¿Cuál es el concepto del sexo que brinda ese tipo de información?

Hay que comprender que, según los especialistas en sexualidad, la principal causa de disfunciones y trastornos sexuales, Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), embarazos no planeados y otras afectaciones relacionadas con el sexo es una cultura culpígena. Esto se debe principalmente a que este tipo de tradiciones promueven la desinformación, una pobre educación sexual y una especie de morbo por cumplir con lo prohibido sin saber mucho o nada al respecto. 

Así, las personas van conociendo acerca del sexo mediante tradiciones culpígenas, Internet y pornografía. Casi sin darse cuenta, no sólo someten la experiencia del acto sexual a conceptos relacionados con el pecado, lo prohibido, el juego de poder, el control, el éxtasis, la omnipotencia y las ganancias materiales, sino que también distorsionan la vivencia total de tener sexo.

Como resultado surgen modas que implican riesgos para la salud física o emocional. Entre ellas se encuentra esta práctica que comenzó en Rusia a partir de la crisis del petróleo, en donde las mujeres ofrecen sexo a cambio de servicios de fontanería, instalación de muebles, reparaciones mecánicas, mudanzas o paseo de perros. De acuerdo con los sociólogos, esta situación surgió a partir de la crisis en Rusia, lo cual provocó que la “población recurriera a todo tipo de ingenios y remedios para mantener su nivel de vida”. La crisis ha aumentado el nivel de pobreza y, con el fin de sobrevivir, “el sexo se utiliza para pagar este tipo de servicios tradicionales. Incluso hay comunidades online formadas especialmente para este propósito”.

Los mensajes son claros: “Busco a un hombre que pueda instalar unos cables en dos habitaciones de mi piso”, “Me reuniré con cualquiera que a cambio de sexo me dé un sofá”, “Hago arreglos en el hogar: consigues placer y renovación”, “Ofrezco servicios de taxista a cambio de sexo”. En otras palabras, si se necesita un servicio y no puedes –o no quieres– gastar dinero, se puede negociar a través de sexo. 

Esta alteración de la prostitución convierte a la sexualidad en una transacción de bienes a favor del poder. Sin embargo, no deja de permanecer la siguiente incógnita: si el sexo es una práctica que encarna a Eros, que incluso los indígenas mexicas solían decir que era un regalo de los dioses por todas las desgracias y sufrimientos que surgen en la vida, ¿cómo es que puede menospreciarse y reducirse a un concepto capitalista? Es evidente que ante una crisis la supervivencia marca una necesidad y que el sexo marca un valor en esfuerzos prácticos pero, ¿será ésta la mejor manera para vivir y transmitir la experiencia de la sexualidad? 

Este escándalo pone en evidencia a las aerolíneas

Sociedad

Por: PijamaSurf - 04/30/2017

Una lamentable escena de violencia que muestra la agresividad de las corporaciones actuales

Las líneas aéreas suelen abusar del tiempo y dinero de sus pasajeros. El mayor riesgo al transportarse en avión no radica en la posibilidad de sufrir un accidente aéreo sino en pasar un mal rato por culpa de sus políticas nefastas.

A principios de este mes, durante un vuelo de Chicago a Louisville, un vuelo con sobrecupo se volvió noticia luego de que algunos pasajeros subieran a redes sociales varios videos mostrando el abuso del que fueron víctimas.

A menudo las aerolíneas venden más boletos de los que tienen para un mismo vuelo, por lo que se ven obligados a ofrecer descuentos, estancias gratuitas, comida y otras cosas con tal de motivar a algunos pasajeros que ya abordaron a bajar del avión y ceder sus asientos a otros.

Tal fue el caso en este vuelo. Luego de que ningún pasajero se ofreciera, la aerolínea decidió seleccionar aleatoriamente a cuatro pasajeros y los bajó del avión de forma violenta.

Aquí uno de los videos:

 

De inmediato explotaron las redes, dejando esquirlas de furia e indignación por todas partes. Tristemente, la ley protege a empresas como United Airlines; los contratos de compraventa de las aerolíneas estipulan que ningún asiento está asegurado para nadie y que tienen plena libertad para decidir qué hacer con ellos.

La declaracion oficial de la aerolínea fue la siguiente:

El vuelo 3411 de Chicago a Louisville tenía sobrecupo. Después de que nuestro equipo buscó voluntarios, un cliente se negó a dejar la nave voluntariamente y se le pidió a las fuerzas de la ley que se acercaran a la puerta. Nos disculpamos por la situación del sobrecupo. Otros detalles sobre la evacuación del cliente tendrán que ser pedidos a las autoridades.

Es increíble la confianza y prepotencia con la que una compañía así se atreve a generar una declaración en un tono indiferente luego de un episodio violento.

Aunque el desenlace no siempre es el mismo, este tipo de situaciones se da frecuentemente en distintas aerolíneas alrededor del mundo.