*

X

Este es el mejor ejercicio que puedes hacer para la salud de tu mente

Salud

Por: pijamasurf - 05/09/2017

La capacidad regeneradora para la mente de este simple recuso, disponible para todos, es sencillamente sorprendente.

La nueva tendencia de salud, que remite no solo a un sentido de responsabilidad por uno mismo sino a un genuino sentido de supervivencia, es hacernos individual y colectivamente responsables por nuestro propio bienestar. Esto no solo nos remite a una noción de "medicina preventiva", también a mantener un diálogo con nuestro cuerpo y nuestra mente, y a partir de él moldear hábitos y conductas. En pocas palabras, nuestra salud está en nuestras manos. 

Hoy sabemos de los increíbles beneficios de la meditación para la mente, y a la par, numerosos estudios apuntan a las bondades del ejercicio aeróbico para aspectos como el humor, la memoria, el declive cognitivo. A ciencia exacta, se desconoce porqué es que el ejercicio activo hace tanto bien a tu cerebro, pero se vincula con el incremento del flujo sanguíneo y la oxigenación del cerebro.

A continuación te compartimos algunos de los enormes beneficios para tu mente resultado del ejercicio aeróbico, según diversos estudios:

  • Un estudio de Harvard, publicado en el Harvard Medical School Blog, tituló a este artículo como Mind and Mood. En este se hace un significativo énfasis en cómo el ejercicio aeróbico es esencial para un corazón sano, así como para la mente.
  • Un estudio aplicado a personas con depresión severa, encontró que 30 minutos de ejercicio diario, en solo 10 días, fue suficiente para reducir significativamente la depresión en los pacientes.
  • Caminar 30 minutos diarios, 4 días a la semana, durante 12 semanas, fortalece la conectividad en la región del cerebro vinculada ala memoria.
  • En mujeres con demencia, la actividad física ha probado aumentar el temaño del hipocampo, la zona asociada a la memoria y el aprendizaje.
  • Aumenta tu capacidad intelectual: está comprobado que el ejercicio físico puede incentivar la creación de neuronas y fortalece su conectividad entre ellas.
  • Mejora tu concentración.

Finalmente, y si consideramos que nuestro cerebro es el principal mediador entre nosotros y la realidad (o incluso un ingeniero de realidades, comenzando por la nuestra) entonces sobra decir que debiéramos esforzarnos por mantenerlo siempre sano... y el ejercicio aeróbico parece una herramienta ideal. 

 

Te podría interesar:

¿Cómo activar y reforzar el sistema inmunológico de la psique?

Salud

Por: PijamaSurf - 05/09/2017

Dado que son las emociones lo que, de alguna manera, enferma al cuerpo, también son lo que puede ayudarlo a curarse

Para el actual Dalái Lama, la rabia es una de las razones por las que el sistema inmunológico tiene recaídas significativas. Para la ciencia, el estrés es una de las principales causas de enfermedades físicas –como gripa, úlceras, gastritis, dermatitis– y emocionales –como ansiedad, depresión, bipolaridad. Es una realidad que las emociones tienen un impacto más o menos evidente en la salud del cuerpo de una persona. 

En un período a largo plazo, las emociones negativas como el enojo, la tristeza y el estrés, pueden tener consecuencias graves en el cuerpo. Cada una de estas emociones provoca que el cuerpo se descompense y su sistema regulatorio –conocido como homeostasis– se altera hasta normalizar la adrenalina como modus vivendi y se convierte en un estado regulatorio disfuncional llamado alostasis. Las consecuencias pueden llegar a ser muy serias: insomnio, poco descanso, recaída del sistema inmunológico, úlceras o gastrtitis, enfermedades endócrinas, problemas en el sistema sexual, etcétera.  

Dado que son las emociones lo que, de alguna manera, enferma al cuerpo, también son lo que puede ayudarlo a curarse –siempre y cuando las causas sean psicosomáticas. Para ello, están estos cinco consejos que procurarán cuidar al sistema inmunológico mediante las enfermedades. 

– ¿Cuál es el origen de las emociones?

Existe una falsa creencia de que las emociones provienen del exterior (de las acciones de otras personas, del medio ambiente, del pasado, del futuro), cuando en realidad surgen y se mantienen al interior de uno. Los factores externos son sólo desencadenantes de las emociones que ya se encuentran dentro y que, si no se toman en consideración para su debida elaboración, pueden provocar recaídas significativas del sistema inmunológico. Dirigirse hacia adentro tendrá mejores resultados que dejarse llevar por lo que se encuentra afuera. 

– Evitar “salidas fáciles”

Las conductas compulsivas o actividades que se encuentran de moda son algunos ejemplos de estas “salidas fáciles” que ayudan, más que nada, a evadir el malestar físico. Existe la diferencia entre actividades que realmente liberan al cuerpo de la emoción negativa, como el ejercicio, la meditación, las respiraciones profundas, y otras que sólo evaden reprimiendo la emoción que está afectando. Es este último tipo de actividad lo que obstruye el sistema inmune, pues lo que los labios callan, el cuerpo se encarga de gritar en silencio. 

– Discriminar las creencias irracionales

Las creencias irracionales, en especial las que afectan nuestro autoconcepto, pueden provocar una serie de malinterpretaciones en función de la conducta de otras personas, desconexión entre la mente y el cuerpo, refuerzo de la tristeza, enojo, estrés, entre otros. Por ello es importante tomar conciencia de lo que se está pensando, y así cuestionarse acerca la veracidad de ese pensamiento. En caso de no ser ciertas las creencias, hay que desecharlas. 

– Aprender a respirar

La respiración adecuada, en cuatro puntos de 4 segundos cada una, siempre ayuda a regular al cuerpo y a conectar la mente con el cuerpo, generando claridad en el pensamiento y estabilidad emocional. Incluso ayuda a disminuir la tendencia a sobrepensar y, por lo tanto, la presencia de creencias irracionales. 

– Está bien tomar un descanso

Hay ocasiones en que el estrés o la tristeza provocan cansancio excesivo, por lo que tomar un descanso de desconexión es incluso necesario. Con el tiempo, la motivación regresará en forma de resiliencia y supervivencia. La psique, como el cuerpo, necesita también descansar.