*

X

5 mudras para conectar mente y cuerpo en el aquí y ahora

Salud

Por: PijamaSurf - 07/30/2017

Los mudras, se explica en la práctica budista, funcionan mediante energía electromagnética que nace del cuerpo y de las manos

El cuerpo físico, de acuerdo con las enseñanzas orientales ancestrales, está compuesto de los cinco elementos de la naturaleza: aire, agua, fuego, tierra y aakash (esos espacios intercelulares que habitan al interior del cuerpo humano). En caso de que exista un desequilibrio de alguno de estos elementos, el resultado puede ser una serie de enfermedades y deficiencias tanto fisiológicas como psicológicas. Para lograr prevenirlo se dice que basta con conectar una parte del cuerpo con otra a través de los mudras; es decir, con diferentes posicionamientos de dedos y manos que restablecen los elementos de la naturaleza en el cuerpo.

Los mudras, se explica en la práctica budista, funcionan mediante energía electromagnética que nace del cuerpo y de las manos. Cada dedo representa uno de los elementos de la naturaleza: el dedo pulgar, fuego; el dedo índice, aire; el dedo medio, aakash; el dedo anular, tierra; el dedo meñique, agua. Al unir los dedos, se logra restablecer el equilibrio adecuado para la salud plena y el óptimo balance entre mente y cuerpo en un individuo.

Existen cinco tipos de mudras que, al practicarlos a diario durante 45 minutos (los cuales se pueden dividir en varias partes de 10 minutos), ayudarán a crear un equilibrio en cada elemento de la naturaleza que habita en el cuerpo:

 

Shankh Mudra

Se utiliza para anunciar la apertura de las puertas de los templos. Ayuda a mejorar los problemas de la laringe, en especial si se realiza pronunciando en voz baja la sílaba OM.

 

Shunya Mudra

Es el mudra celeste, el cual regula los problemas o molestias asociados con el oído. De hecho, en caso de sufrir de un dolor de oídos, esta postura ayudará a reducir los síntomas.

 

Gyan Mudra

Reconocido como el Gesto de la sabiduría, este mudra regula molestias relacionadas con la tensión, el desorden espiritual, la memoria y la concentración. Además contribuye a mejorar el estado de ánimo, disminuyendo los síntomas del insomnio, depresión e hipertensión. El Gyan Mudra también intensifica los efectos de los otros mudras.

 

Apan Mudra

Es un mudra energético que disminuye enfermedades de las vías urinarias y atenúa los dolores del parto. Elimina sustancias tóxicas del cuerpo, depurando al organismo y brindándole pureza.

 

Prithvi Mudra

Ayuda a compensar una carencia de energía terrestre en el cuerpo, la cual es una consecuencia de cansancio físico y reducción de la vitalidad. Este mudra terrestre contribuye a crear un equilibrio rápido en el cuerpo.

La ciencia advierte que todos deberíamos poder tomar siestas en la oficina

Salud

Por: pijamasurf - 07/30/2017

Tomar una siesta durante la jornada laboral puede hacerte mucho más productivo y estar más alerta

El paradigma de la productividad que se adoptó hace ya varias décadas condenaría profundamente la posibilidad, o mejor dicho el beneficio, de que los empleados tengan derecho a tomar siestas durante las horas laborales. Sin embargo, la ciencia ha comprobado que tomar una siesta táctica en medio de tu jornada de trabajo puede ser completamente benéfico para tu productividad y concentración. 

Un estudio reciente, publicado en Nature Neuroscience, advierte que una siesta de entre 30 y 60 minutos puede frenar el deterioro cognitivo y energético que muchos experimentamos durante la jornada. El autor de dicho estudio, el doctor Mednick, revela que pudo comprobar que una siesta de esa duración ayuda a que una persona esté más alerta, recuerde mejor las cosas y goce de una mayor capacidad de aprendizaje. De hecho, aquellas personas que practican la "siesta laboral", aunque con una duración no mayor a 1 hora, resultaron más productivas y eficientes que quienes, por el contrario, dedicaron cada minuto de la jornada a estar resolviendo pendientes o "produciendo".

Por cierto, en el caso de las mujeres los resultados fueron aún más notables. Esperemos que este tipo de aportaciones científicas ayuden a moldear una cultura laboral distinta, más sensible, más sana y, además, más efectiva.