*

X

6 aspectos que comparten las personas más felices, según la ciencia

Salud

Por: Pijama Surf - 07/22/2017

La práctica del "buen vivir" es mucho más rica y viable de lo que muchos creen

En este artículo postulamos la felicidad no como un estado de perfección perenne, sino más bien como una manera de hacernos de un estado mental más armónico, lo que propicia el buen vivir. Tenemos como ejemplo a Matthieu Ricard, el monje budista considerado como el hombre más feliz del mundo, precisamente por tener estados mentales mucho más saludables y armónicos.

Siendo así, es verdad que podemos practicar ciertas filosofías o hábitos que nos acerquen a una psique con un mayor bienestar y por lo tanto aproximarnos al arte del “buen vivir”. Muchos estudios muestran cómo el individualismo nos hace aislarnos, cómo el materialismo nos engaña; cómo sentirte bien está ligado una visión más desapegada de la vida, aunque con un equilibrio.

Estos son seis aspectos que, según diversos estudios, comparten las personas más felices:

 

Eligen el tiempo sobre el dinero

Estar preocupado por tener mucho dinero es inútil cuando somos sus esclavos. ¿Dinero para qué? ¿Para demostrar qué, a quién? Es verdad que el dinero es necesario para subsistir, pero gastar nuestro tiempo obsesivamente en conseguir dinero es, justamente, no usar nuestro tiempo para disfrutar de nuestra vida. Así lo prueba esta investigación de Social Psychological and Personality Science.

 

Son agradecidos

Si no te das tiempo para entender lo que tienes y lo que significa que lo tengas, nunca pararás de sentir insatisfacción. Hazte el hábito de agradecer cada mañana o cada noche a la vida, a tu dios, a lo que signifique trascendencia para ti, y haz un repaso, justamente, de aquello que agradeces. Esto le da perspectiva a tu vida, hace que valores y que te valores.

 

Tienen suficiente dinero para vivir, pero no son ricos

El dinero suficiente nos da la tranquilidad de disfrutar de otros aspectos, pero tener mucho dinero podría producir exactamente lo contrario. Un estudio mostró que tener mucho dinero no está ligado al bienestar emocional.

 

Tienen relaciones afectivas profundas

Aunque un aspecto imprescindible para ser feliz es saber pasar tiempo solo, no es lo mismo eso que aislarte. Tener relaciones personales sanas, profundas, hace que puedas compartir tus emociones, sentirte parte de la vida de otros, lo cual es extremadamente saludable para tu psique.

 

Gastan su dinero en experiencias, más que en cosas materiales

Los buenos momentos fungen como un acervo que colma de satisfacciones a futuro. En momentos difíciles, el recuerdo y el afecto a los momentos buenos pueden ser un puente de esperanza de que la vida en ocasiones puede parecer mala pero tiene muy buenas cosas también. Gastar tu dinero en experiencias te provee de herramientas para construir una historia que te llene de satisfacciones.

 

Toman siestas

Curiosamente, las siestas son parte de los buenos hábitos que hacen que te desconectes durante períodos. Esto es bueno, ya que te aterriza y te da perspectiva cuando estás demasiado inmerso en tu vida; algo así pasa también con la saludable práctica de la meditación.

La ciencia advierte que todos deberíamos poder tomar siestas en la oficina

Salud

Por: pijamasurf - 07/22/2017

Tomar una siesta durante la jornada laboral puede hacerte mucho más productivo y estar más alerta

El paradigma de la productividad que se adoptó hace ya varias décadas condenaría profundamente la posibilidad, o mejor dicho el beneficio, de que los empleados tengan derecho a tomar siestas durante las horas laborales. Sin embargo, la ciencia ha comprobado que tomar una siesta táctica en medio de tu jornada de trabajo puede ser completamente benéfico para tu productividad y concentración. 

Un estudio reciente, publicado en Nature Neuroscience, advierte que una siesta de entre 30 y 60 minutos puede frenar el deterioro cognitivo y energético que muchos experimentamos durante la jornada. El autor de dicho estudio, el doctor Mednick, revela que pudo comprobar que una siesta de esa duración ayuda a que una persona esté más alerta, recuerde mejor las cosas y goce de una mayor capacidad de aprendizaje. De hecho, aquellas personas que practican la "siesta laboral", aunque con una duración no mayor a 1 hora, resultaron más productivas y eficientes que quienes, por el contrario, dedicaron cada minuto de la jornada a estar resolviendo pendientes o "produciendo".

Por cierto, en el caso de las mujeres los resultados fueron aún más notables. Esperemos que este tipo de aportaciones científicas ayuden a moldear una cultura laboral distinta, más sensible, más sana y, además, más efectiva.