*

X

La lluvia de estrellas más intensa del año alcanzará su máximo esplendor este próximo 12 de agosto

Ecosistemas

Por: pijama Surf - 08/10/2017

La mitad del mundo se prepara para disfrutar de uno de los espectáculos astrales más imponentes del 2017

La madrugada del próximo 12 de agosto se registrará el clímax de uno de los espectáculos anuales más lucidores: la lluvia de estrellas conocida como las Perseidas. Aquellos que tienen la fortuna de disfrutar la danza de meteoros generalmente guardan en la memoria un momento encomiable que, además de su estética pura, nos recuerda la magnificencia de la naturaleza. 

Este año la lluvia de estrellas se registrará entre el 17 de julio y el 24 de agosto, pero es justo el 12 cuando alcanzará su máximo estado, ofreciendo hasta 100 cometas por minuto. El espectáculo astral se podrá apreciar desde prácticamente cualquier punto del hemisferio norte, así que las millones de personas que decidan desvelarse y tomarse unos minutos para mirar al cielo seguramente podrán disfrutar de las pinceladas de luz que pintan los meteoros sobre la bóveda celeste. 

Las Perseidas se dibujan cada año entre los meses de julio y agosto, cuando la Tierra transita junto a los vestigios del cometa Swift-Tuttle, y su nombre se debe a que en los cielos nocturnos esta lluvia de estrellas irradia justo al lado de la constelación de Perseo.

Se rumora que esta será la lluvia de estrellas más intensa de los próximos 96 años, un estímulo extra para procurar disfrutarla –y aunque también hay quienes afirman que esto es falso, lo que nadie discute es que se trata de la lluvia de estrellas más vista del año. 

Como recomendación, trata de observarla en el momento más oscuro de la noche, es decir, alrededor de las 4:00, y toma en cuenta que el centro de esta danza estará registrándose al noreste del cielo, así que concéntrate en esa dirección. 

Si vives en México, aquí nos comparten una serie de lugares ideales para disfrutar de la lluvia de estrellas de este 12 de agosto. 

Las plantas tienen 15 sentidos más que los seres humanos, explica neurobiólogo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/10/2017

Stefano Mancuso, uno de los principales expertos en inteligencia vegetal, sobre la extraordinaria capacidad sensorial de las plantas

Las plantas son un reino subestimado en su inteligencia, víctimas de nuestra visión antropomórfica de la realidad. No sólo son la pieza fundamental de la cadena de vida en la Tierra, al producir el oxígeno que vitaliza a los animales; son también seres sumamente perspicaces y sutiles.

En una reciente entrevista en un diario chileno, el neurobiólogo Stefano Mancuso de la Universidad de Florencia, fundador también del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal, explica que, de hecho, la ciencia ha demostrado que las plantas tienen los mismos cinco sentidos que los seres humanos y unos 15 adicionales. Entre las capacidades hipersensoriales de las plantas se encuentra la percepción de "cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos" y otros más. Mancuso aclara que "las plantas tienen nuestros cinco sentidos y 15 más. No tienen ojos y oídos como nosotros, pero perciben todas las gradaciones de la luz y las vibraciones sonoras". 

Existe una noción popular que sugiere que a las plantas les gusta la música; Mancuso explica que, específicamente, las frecuencias bajas "entre los 100 Hz y los 500 Hz favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido, que equivale a frecuencias naturales como la del agua que corre, pero hablar o cantarle a las plantas es perder el tiempo". Además es posible que las plantas lleven a cabo una forma de comunicación subterránea, ya que se ha descubierto que las raíces producen y perciben sonido.

Las plantas se comunican entre sí y son capaces de manipular a otras especies para su beneficio:

Se comunican con otras plantas de la misma especie a través de moléculas químicas volátiles, mandan, por ejemplo, mensajes de peligro. Si un insecto le está comiendo las hojas, la planta produce al instante determinadas moléculas que se difunden por kilómetros y que avisan de que hay un ataque en curso.

Un ejemplo de esto:

Estudios recientes demuestran que un naranjo o un limonero en flor actúa de diferente manera según la cantidad de polen que lleve el insecto. Si lleva mucho polen, aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para activar su cerebro, para que se acuerde de esa planta y vuelva. Si lleva poco polen, corta la cafeína.

No hay duda de que las plantas deben ser apreciadas como seres inteligentes de una gran sutileza.