*

X

Mujer pidió a Tinder la información personal recabada por la app y recibió un expediente de 800 páginas

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 09/26/2017

Los datos que las apps y otras plataformas digitales recaban de sus usuarios son mucho más precisos de lo que imaginamos

Si es posible decir que Internet ha revolucionado nuestras vidas, no menos cierto es que Internet mismo ha cambiado notablemente su forma y su funcionamiento en los últimos años, sobre todo en comparación con los propósitos con los cuales se originó. 

Quien haya vivido aquella época de la red quizá recuerde las intenciones humanistas y enciclopédicas que acompañaban al proyecto. De Wikipedia al papel de las redes sociales en la Primavera Árabe (que ahora parece tan lejana y tan irrepetible), Internet estaba alentado en aquellos días por los principios del libre flujo de información, el código abierto, el contenido generado por el usuario e incluso otros un tanto más utópicos como la solidaridad, la difusión del conocimiento, la transformación de las sociedades y más.

Algo pasó, sin embargo, que puso fin a ese sueño. Con los años Internet parece ocupar cada vez más el lugar en donde antes reinaba soberana la televisión, un medio que se creía distinto porque estaba sostenido sobre todo en el consumo pasivo de los contenidos pero que, ahora, comparte con mucho de lo que sucede en Internet la misma característica. Adormecidos por el entretenimiento, millones de internautas han sido encaminados poco a poco a únicamente consumir lo que aparece en sus pantallas.

Este cambio sustancial en la estructura de la red no puede explicarse sin tomar en cuenta un elemento fundamental: la información que, gracias a la tecnología por la cual accedemos a la red, es posible recabar de cada usuario. Basta tener un perfil de Facebook y pasar unos cuantos minutos navegando para que dicha empresa tenga un perfil más o menos preciso de su usuario, desde el nombre y el lugar donde vive hasta los amigos con quienes más se relaciona o los productos de consumo en los que está interesado. Y claro, conforme más tiempo transcurra, más exacta se vuelve esa información.

De ahí el interés de empresas como Facebook porque estemos en su plataforma el mayor tiempo posible. De ahí también las formas --que intentan ser cada vez más novedosas-- de mantenernos conectados a la red, sea con juegos, con música o, como sucede con Tinder, con la promesa de “hacer match” con otra persona.

En el periódico inglés The Guardian, Judith Duportail publicó los resultados de un ejercicio interesantísimo que revela la magnitud que, en nuestra época, ha alcanzado dicha recopilación de datos personales que realizan las plataformas digitales de acceso masivo.

Duportail escribió a Tinder para solicitar toda la información que sobre ella había recabado la app. La periodista pudo hacer esto porque en la Unión Europea existe una ley que permite a los ciudadanos hacer una petición de ese tipo, una vez al año, a determinadas empresas. Cabe mencionar asimismo que Duportail contó con la asesoría de la organización personaldata.io y Ravi Naik, abogado especializado en derechos humanos.

Para su sorpresa, Duportail recibió un documento de 800 páginas. Según escribe, la periodista comenzó a usar Tinder en 2013, la ha utilizado en 920 ocasiones, de las cuales resultaron 870 encuentros con igual número de personas. 

De esos años y esa actividad se derivó un expediente en donde la periodista encontró los likes que había dado en Facebook, fotografías tomadas de su perfil de Instagram, detalles sobre su formación escolar, el rango de edad de los hombres en los que se interesó, cuántas veces se conectó a la app, cuándo y dónde sostuvo conversaciones en línea a través de la app con otras personas, lugares en donde había estado, sus gustos e intereses, los trabajos que había tenido, la música que había escuchado, los restaurantes adonde había acudido a comer, su historial de mensajes (y con ellos sus “miedos, preferencias sexuales y secretos más profundos”, según escribe) y más, mucho más. 

¿Cuál es el fin de semejante operación? Paradójicamente, no es nada secreto. De hecho, está expuesto en el mejor lugar para que nadie nunca lo vea ni se pregunte por él: los términos y condiciones de uso de la app. En el caso de Tinder es claro: utilizar la información personal para dirigir publicidad especifica al usuario.

De acuerdo con Alessandro Acquisti, profesor de información y tecnología en la Universidad Carnegie Mellon, el algoritmo de la app está diseñado para conocer el comportamiento del usuario: los momentos en que se conecta, los individuos con los que hace “match” (y viceversa), el origen racial de éstos, las palabras que más se emplean en las conversaciones, cuánto tiempo transcurre una persona mirando la fotografía de otra antes de descartarla, etc. Al respecto, Acquisti hace una afirmación un tanto perturbadora: “la información personal es el combustible de la economía”.

El ejercicio de Duportail es una prueba de ello. Si Internet cambió radicalmente su manera de operar se explica, en buena medida, por la ambición que se impuso sobre un ambiente que consideró virgen, carente de explotación. En el modelo económico en que vivimos, sin embargo, ese estado es inadmisible, y como si se tratase de una selva o un bosque, no pasó mucho tiempo antes de que unas cuantas personas se preguntaran cómo capitalizar la actividad incesante que millones de personas sostenemos cotidianamente en la red. Y la respuesta está expresada parcialmente en ese expediente de 800 páginas. 

Quizá, para tener la respuesta completa, sería necesario conocer el camino que ha seguido esa información en todos estos años.

Estas son algunas razones por las que el internet sólo repite lo que ya sabemos y confirma lo que ya creemos.

El Internet, gracias a los algoritmos y la naturaleza de los motores de búsqueda, se está convirtiendo en la máquina de confirmación de sesgo más eficaz en la historia.

El Internet tiene un enorme potencial como herramienta para la educación, sin embargo, su funcionamiento ha cambiado, y en los últimos años, en lugar de exponer a las personas a nuevas ideas y diferentes maneras de pensar, sólo las convence de que lo que ya creen es la verdad.

Los motores de búsqueda, en lugar de mostrar diversas perspectivas sobre un hecho, están ayudando a la gente a encontrar lo que desean encontrar

Los motores de búsqueda dan a la gente lo que quieren. En la jerga psicológica, el sesgo de confirmación es la tendencia humana a interpretar, filtrar y buscar nueva información de manera que confirme sus creencias preexistentes.

El Internet se ha convertido básicamente en el mejor amigo de polarización de la confirmación. Está ahora tan saturado de artículos e información acerca de cualquier tema que es fácil encontrar información que defienda prácticamente cualquier creencia imaginable. Todo lo que tienes que hacer es dar click a unos botones y Google te llevará directamente a la gente que confirmará apasionadamente lo que tú crees. Esto sucede porque Google utiliza tu historial de navegación y las recomendaciones de tus amigos, así como sus “me gusta” para mostrarte los resultados que podrían gustarte.

Incluso las creencias más absurdas, por ejemplo, la idea de que Hillary Clinton es un humanoide reptiliano, se defiende apasionadamente en ciertos rincones de Internet. Es probable que no se encuentre ninguna fuente remota de buena reputación que defienda tales creencias, pero sí es posible encontrar personas que defienden esta teoría. Y para muchos miembros de nuestra especie (que puede ser bastante crédula), ésta puede ser razón suficiente para creer algo.

 

Los feeds de medios sociales te muestran lo que quieres ver, no lo que necesitas ver para ser más inteligente

Tal vez tengas la impresión de que tus feeds de Facebook, Instagram y Twitter te están mostrando una transmisión en vivo de todo lo publicado por tus amigos y por las páginas que sigues, pero no es así.

Hace varios años, Facebook lanzó la versión beta de su algoritmo de filtrado de newsfeed. Con el tiempo, la mayoría de las principales redes sociales en línea siguieron su ejemplo. Un algoritmo de filtrado es básicamente un programa de computadora que decide qué contenido va a aparecer en tu newsfeed.

Estos algoritmos probablemente consideran una multitud de factores, pero como regla general, te muestran más de los tipos de contenido que “te gustan” y son publicados por los mismos tipos de personas con las que has estado interactuando.

Facebook parece especialmente tóxico en este sentido, ya que su algoritmo parece actualizar con extrema regularidad con el fin de alimentar exclusivamente las mismas opiniones y la información a la que has estado respondiendo recientemente.

 

YouTube y otros sitios recomiendan el contenido que creen que te gustará, no los puntos de vista alternativos

Actualmente es una práctica común en muchos sitios web recomendar contenido adicional a los usuarios. Al igual que los algoritmos de filtrado de noticias, los algoritmos de recomendación sugieren más contenido basado en lo que el consumidor ya ha visto/leído/respondió favorablemente.

La falla de los algoritmos de recomendación es que tienden a no hacer otra cosa sino apuntar a más contenido que apoya y defiende las ideas expresadas en el contenido que el usuario ya está consumiendo. Y desafortunadamente, mucha gente está consumiendo entretenimiento con mensajes probados para vender, con teorías de conspiración tontas o noticias falsas.

Una persona que carece de las herramientas cognitivas para distinguir entre la información de confianza y la fantasía puede aventurarse en YouTube para ver un video que su amigo mencionó y ocho horas más tarde terminar llenando su mente con numerosas teorías sin ningún fundamento en la realidad. Algunas personas ya pasan su vida haciendo esto, y YouTube hace que sea mucho más fácil convencerse continuamente de que su cosmovisión es real.

 

Los medios de comunicación están sesgados, y tú encontrarás más fácilmente la información de aquellos que confirmen tu opinión

La gran mayoría (si no es que todos) los medios de comunicación tienen algún tipo de inclinación ideológica. El prejuicio mediático no es nada nuevo, pero con el surgimiento de Internet, parece ser peor que nunca. La democratización de la información-publicación que surgió con Internet significa que cualquiera puede iniciar un sitio web y transmitir sus opiniones a quien quiera escuchar.

Y a menos de que seas bueno para identificar fuentes creíbles y filtrar la información, puede resultar fácil seguir una gran cantidad de puntos de información que presentan información partidista o no verificada o no verificable como si fuera la verdad absoluta.

Si no tienes cuidado, puedes engañarte pensando que estás siguiendo fuentes objetivas, cuando de hecho has gravitado inconscientemente a los medios de comunicación que favorecen tu particular inclinación ideológica para terminar publicando constantemente historias que validan tu cosmovisión actual.

 

El actual modelo de publicación en Internet fomenta la creación de contenido de anzuelo

Por si el sesgo mediático no fuera suficiente, el problema se intensifica aún más gracias al modelo de ganancias impulsado por los anuncios de la publicación en línea.

La mayoría de los sitios web ganan dinero a través de la publicidad, lo que resulta en un juego de números insidioso: cuanto más tráfico obtiene, más dinero gana.

Por lo tanto, los editores en línea no están incentivados para crear el contenido más verdadero, más profundo y de alta calidad que puedan. Más bien, están incentivados a crear lo que hace que la gente haga click y comparta, en otras palabras: clickbait.

Y dada la inconstante y fragmentada atención colectiva y a la sobrecarga de información, el contenido real de los artículos se ha convertido en más corto y más superficial. Esto es especialmente cierto hoy en día en la política, un dominio en el que la mayoría de los medios periodísticos han dejado de discutir los temas verdaderamente importantes de nuestro tiempo en favor de tratar a los políticos como estrellas de la televisión para publicar sobre escándalos efímeros que puedan aumentar el tráfico.

Finalmente, Internet puede convertirse en la máquina más eficaz para el sesgo de confirmación, solamente superada por la mente humana. Como el físico teórico Richard Feynman, ganador del premio Nobel, dijo una vez: "El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo, y eres la persona más fácil de engañar".