*

X

¿Los tatuajes son responsables de infecciones aún 15 años después de hacértelos?

Salud

Por: PijamaSurf - 10/11/2017

De acuerdo con un estudio publicado en 'Annals of Internal Medicine', los tatuajes pueden causar infecciones 15 años después de haberse realizado

El tatuaje, como arte milenario en numerosas civilizaciones y sociedades, se ha convertido en un objeto de moda entre jóvenes y adultos de distintas partes del mundo. Con diseños pequeños, elegantes y con símbolos que intentan reflejar la paz mental, los tatuajes en la actualidad forman parte de la cotidianidad. Sin embargo, ¿todos los cuerpos tatuados pueden adaptarse a la tinta permanente?

De acuerdo con un estudio publicado en Annals of Internal Medicine, los tatuajes pueden causar infecciones 15 años después de haberse realizado. La investigación comenzó con un caso en el Royal Prince Alfred Hospital, en Sydney, Australia, en donde se pensó que una mujer de 30 años podría tener cáncer después de notarse unos bultos en la axila; no obstante, al remover la piel, se descubrió que la zona no estaba dañada realmente. Tras descartar otras posibles causas de los bultos, los expertos concluyeron que se trataba de una reacción ante un tatuaje que se había hecho 15 años antes.

La hipótesis de los doctores se enfoca en la travesía de la tinta del tatuaje hacia los nudos linfáticos, una zona usada por el cuerpo para limpiar las toxinas que hay en su interior y cuya reacción puede suceder incluso una década después de haberse tatuado. La investigación estuvo a cargo de la European Synchrotron Radiation Facility (ESRF), en donde se señaló que las nanopartículas tóxicas de dióxido de titanio en la tinta del tatuaje pueden viajar al interior del cuerpo, acumularse en los nudos linfáticos y causar una seria infección con el paso del tiempo.

Por esta razón, la ESRF incita a no sólo enfocar la atención en el local o el tatuado con quien se desea que impregne el diseño sobre la piel, sino también en el uso de agujas estériles –que no se han utilizado con anterioridad– y la composición química de los colores. Según Hiram Castillo, una de los autores del estudio y científica en la ESRF, existen algunos estudios previos que indican el impacto tóxico de la tinta como resultado de la presencia de preservativos y contaminantes como el níquel, cromo, manganesio o cobalto. Si los pigmentos del tatuaje viajan hacia los nudos linfáticos, son estos mismos los que no sólo cambian de color al diseño, sino también los que terminan por recibir el impacto. En consecuencia, el cuerpo intenta limpiar la entrada del tatuaje mediante una infección que requiere atención médica de urgencia. Las preguntas que quedan por resolver están relacionadas con el impacto a corto, mediano y largo plazo de las nanopartículas en las células…

Paul Austin, el primer coach para las microdosis de LSD

Salud

Por: PijamaSurf - 10/11/2017

La idea del proyecto es considerar que las microdosis de psicodélicos como el LSD o la psilocibina, pueden considerarse como parte de un proceso terapéutico sólo si utilizan como una herramienta para la productividad y la precisión mental en función de la mejora profesional

Fue en la década de los años 60 que el uso de la dietilamida de ácido lisérgico comenzó a llevarse a cabo con intenciones psicoterapéuticas, gracias a sus propiedades psicodélicas. Se decía que tenía el poder de no sólo acelerar la cura de los síntomas durante el psicoanálisis, sino también abrir puertas hacia la trascendencia espiritual. No obstante, con el paso del tiempo, varias asociaciones encargadas de regular el consumo de fármacos terapéuticos en EEUU prohibieron su utilización, luego de a varios casos de brotes psicóticos derivados de las sesiones con LSD.

Ahora, casi 5 décadas después, gracias a la disponibilidad que permite el Internet, ha surgido un nuevo empleo: coach de microdosis y abogado especializado en psicodélicos. El especialista de ello, y el primero en su género, es Paul Austin, quien a través de una sesión por Skype brinda consejos a las personas interesadas en probar microdosis de manera cotidiana. Para él no se trata de un trabajo por rebeldía o diversión, sino de una empresa cuyo fin es reconocer el poder de los psicodélicos en relación con la intensificación tanto de las sensaciones como de las habilidades cognitivas y laborales (si se realiza bajo supervisión). De hecho, una de las primeras reglas éticas que Austin utiliza en su viaje con psicodélicos es: “Tener un experto cerca de ti, o conseguir una guía”.

La idea del proyecto es considerar que las microdosis de psicodélicos como el LSD o la psilocibina, pueden considerarse como parte de un proceso terapéutico sólo si utilizan como una herramienta para la productividad y la precisión mental en función de la mejora profesional. En el caso de Austin, de 27 años, él empezó a consumir microdosis de LSD cada 4 días en un intento de mejorar su atención tanto en el desempeño laboral como en sus relaciones interpersonales. El efecto, según él, ha sido complaciente y duradero. Por esta razón, basado en su experiencia, decidió desarrollar el taller "Psicodélicos para profesionales", en el cual explica que la atención puede ser dirigida hacia un objetivo en específico, y la plataforma web The Third Wave, como una guía educativa e informativa sobre cómo hacer uso de estas drogas de manera productiva. De esta manera, cualquier persona puede tomar el curso de microdosis después de 30 minutos de una sesión informativa. Hasta ahora, el curso posee 240 alumnos.

Para Austin, se trata realmente de una herramienta increíble que puede usarse para bien o para mal. En sus palabras:

Si no se usa con una premisa integrada y específica, y no se usa con una intención u objetivo específicos, entonces la gran utilidad e intención pueden perderse. Y pienso que sería una lástima, porque los beneficios son tremendos.

De acuerdo con James Fadiman, psicólogo investigador pionero en psicodélicos:

Austin está dando a las personas una nueva alternativa de enfocar la atención de manera que se sientan más seguras. Las personas aman ser apoyadas, y aman tener alguien a quién contarle sus experiencias. Eso es lo que está haciendo Paul, como un servicio de amor, creando una nueva ocupación que tanto él como otros pueden hacer de manera sencilla.

Se trata de un nuevo sistema que no sólo se especializa en integrar las experiencias psicodélicas a una vida no alterada, sino de integrar estas experiencias al estilo de vida de la actualidad.

Por esta razón es indispensable comprender que, según los pioneros en el coaching de psicodélicos, el consumo de microdosis no induce la pérdida del ego. Es, por el contrario, una experiencia subperceptual, en donde una persona siente que entra en un estado alterado de conciencia con el fin de integrar las lecciones aprendidas en la vida cotidiana. Para lograrlo se necesita información, preparación y acompañamiento a lo largo del consumo de microdosis. La idea es que los individuos puedan encontrar una línea entre el objetivo interno y su persona profesional o pública. Si bien esto no pretende convertirse en la panacea, se desea construir una comunidad entre entrepreneurs socialmente conscientes de su medio ambiente.