*

X

Así se transformaba el cuerpo de los arqueros en la Edad Media (VIDEO)

Salud

Por: pijamasurf - 11/14/2017

El cuerpo es una sustancia que se transforma con nuestras actividades de todos los días

En Pijama Surf nos hemos ocupado antes de las transformaciones que ocurren en el cuerpo por causa de una actividad sostenida. 

La práctica de un deporte es quizá la mejor prueba de ello (como se muestra en esta serie fotográfica), aunque igualmente podría hablarse del proceso que ocurre cuando se adoptan hábitos de vida saludables (como le sucedió a esta joven) o incluso del efecto que pueden tener las condiciones en que realizamos nuestro trabajo cotidiano, como en el rostro de este hombre, visiblemente transformado por los rayos de sol a los que estuvo expuesto toda su vida.

En esta ocasión compartimos un video en el que Gary Chynne muestra y explica los cambios que ocurrían en el cuerpo de los arqueros en la Edad Media, en particular en Inglaterra, en donde se originó el llamado “arco largo” (longbow), el cual llegaba a medir hasta 2m y que, aunque en su origen fue un instrumento de cacería, se convirtió después en el arma distintiva de los ejércitos ingleses durante la guerra de los Cien Años contra el reino de Francia (en este punto, los fanáticos de Age of Empires recordarán sin duda a la unidad única “Arquero de tiro largo”).

Chynne es conocido por sus videos sobre arquería, y en este en especial nos confirma que el cuerpo es una sustancia maleable en la que además se refleja, también, la historia de nuestra vida.

 

También en Pijama Surf: La increíble historia del "Hombre de Hielo" y su resistencia al frío

Un ejercicio que destruye cualquier argumento contra el aborto

Salud

Por: pijamaSurf - 11/14/2017

Un valioso ejercicio para reflexionar en torno al largo debate sobre el aborto

El tema del aborto ha sido, sin duda, uno de los más polémicos en las últimas décadas, y en la danza argumentativa que se gesta en torno a él existen, como suele ocurrir en estos casos, buenos puntos de ambas partes. Evidentemente, el sector más "progresista" o liberal de la sociedad respalda la posibilidad de que una mujer pueda decidir, bajo ciertas directrices, sobre su propio cuerpo, mientras que del otro lado tenemos a los grupos que esgrimen el "valor de la vida" como razón tajante para empujar su prohibición. 

Hace poco el escritor estadounidense Patrick S. Tomlinson lanzó una pregunta que, a ojos de muchos, parece un argumento irrefutable en contra de quienes condenan el aborto aludiendo el derecho a la vida, bajo cualquier circunstancia, de un embrión. Esto ocurrió a propósito de una serie de cambios en los que la administración de Trump está incurriendo, algunos de los cuales han revivido en Estados Unidos el debate provida-prodecisión. 

A continuación te compartimos las ideas de Tomlinson, con el ánimo de detonar una reflexión al respecto –sin la intención de cambiar tu postura:

Es un escenario simple con dos posibles desenlaces. Nunca alguien quiere elegir uno de estos, por que la respuesta correcta destruye su argumento.

Pero SÍ hay una respuesta correcta en realidad, y es por esto que el público "provida" odia el ejercicio. 

Aquí va. Estás en una clínica de fertilidad. El por qué no importa. Suena la alarma de incendio. Corres hacia la salida. Mientras avanzas por el corredor escuchas a un niño llorar detrás de una puerta. La abres y encuentras a un niño de 5 años pidiendo ayuda. 

Está en una esquina del cuarto. En la otra esquina observas un contenedor con la leyenda "mil embriones humanos viables". El humo aumenta. Te comienza a sofocar. Sabes que puedes salvar a uno u otro, pero no ambos pues morirías intoxicado por el humo, y por lo tanto no podrías salvar a nadie.

Salvarías A) al niño, o B) los mil embriones. No hay "C", pues esta opción significa que todos mueren.

En una década de discutir contra los grupos antiaborto en torno a la definición de vida humana, jamás he obtenido una respuesta clara, a favor de A o B, ante esta pregunta.  

Jamás responden con honestidad porque todos entendemos instintivamente que la respuesta correcta es "A". La vida de un niño vale más que mil embriones. O 10 mil, o 1 millón. Porque no son lo mismo, ni moral, ni ética ni biológicamente.