*

X

Esto sucede en tu cerebro después de una temporada de insomnio

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/13/2017

Este fenómeno es similar a cuando un individuo se encuentra bajo los efectos del alcohol; desgraciadamente “no hay manera médica de identificar a los conductores cansados en la carretera de la misma forma en que se detecta a los conductores ebrios”

Una mala racha de dormir mal puede resultar en fatiga, desatención, olvidos, accidentes, errores cotidianos, malhumor o actitudes agresivas… Incluso pueden sentirse ráfagas de frustración al intentar dormir un poco sin éxito alguno. De acuerdo con la revista Nature Medicine, estas reacciones ante la privación del descanso onírico suceden debido a la interrupción en la comunicación entre las neuronas, lo que provoca lapsos mentales temporales que afectan tanto a la memoria como a la percepción visual.

Para el autor principal de la investigación, Itzhak Fried, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), la privación del sueño limita “la capacidad de las neuronas de funcionar correctamente”, lo cual explicaría la presencia de los “lapsos congestivos que padecemos después de una ‘mala noche’ y afecta nuestra forma de percibir y reaccionar ante el mundo que nos rodea”. En casos específicos, como en el de pacientes epilépticos, una mala noche puede influir en la presencia de crisis convulsivas.

La relación entre dormir mal y las crisis epilépticas permitió a los investigadores comprender la activación de casi mil 500 neuronas en tiempo real de cada uno de los 12 pacientes de la investigación. La mayor parte de la activación se encontró en la región del lóbulo temporal, la cual regula la percepción visual y la memoria. Curiosamente, conforme los individuos se encontraban cada vez más somnolientos, la activación de las neuronas disminuía de velocidad. Para Yval Nir, coautor de la Universidad de Tel Aviv, en Israel: “A diferencia de la reacción habitual, rápida, las neuronas respondían lentamente, se activaban más débilmente y sus transmisiones se prolongaban más de lo habitual”.

Como conclusión, Fried y Nir observaron que la falta de sueño interfiere en la capacidad de las neuronas tanto para codificar información como para traducirla en un pensamiento consciente y lógico. Utilizando el ejemplo de un conductor privado de sueño, los investigadores sugieren que “el acto de ver al peatón se ralentiza en el cerebro cansado del conductor. Su cerebro necesita una mayor cantidad de tiempo para registrar lo que está sucediendo”. Este fenómeno es similar a cuando un individuo se encuentra bajo los efectos del alcohol; desgraciadamente, “no hay manera médica de identificar a los conductores cansados en la carretera de la misma forma en que se detecta a los conductores ebrios”.

Para reducir las consecuencias de la privación de sueño, te compartimos algunos tips:

– Hacer ejercicio

La actividad física es una alternativa que aporta beneficios al sueño reparador, pues permite conseguir un sueño más rápido y profundo y reduce la frecuencia con la que te despiertas durante la noche.

– Utilizar la cama sólo para dormir o tener sexo

Actividades como ver la televisión, navegar en redes sociales, revisar el correo, jugar videojuegos, etc., se vuelven un distractor que disminuye, incluso a nivel neuronal, la capacidad de dormir profundo.

– Realizar una rutina de sueño

Para dormir bien se necesita organizar un horario, para que el sueño llegue a nuestro cuerpo y luego éste se despierte más fresco y descansado.

– Reducir el consumo de tabaco, café, alcohol y junk food horas antes de dormir

Cada uno de estos elementos altera el funcionamiento normal o saludable del cuerpo, incluyendo los procesos de sueño. Esto se debe a las sustancias químicas que contienen en sus compuestos, tales como nicotina, cafeína o glutamato monosódico, entre otros.

– Meditar en caso de no poder dormir

Si intentas, sin éxito, dormir en la cama, evita retomar el celular o la tablet –sus luces reducen la producción de melatonina, la hormona del sueño. En su lugar, realiza una meditación en cama, de manera que el cuerpo pueda relajarse y se pueda liberar la tensión o el estrés.

Bastaría con sentarse, niños y adultos, en un sofá cómodo para relajarse, y empezar a sentir el cuerpo y cada una de sus sensaciones: cierren los ojos, presten atención al aire que entra y sale, y libérense de cualquier pensamiento de la mente

Para hablar sobre la violencia, criminalidad e inseguridad en algunos sitios, es inevitable no dirigir la mirada hacia la historia de vida del victimario. Muchos especialistas de la salud han propuesto modelos biopsicosociales para explicar las posibles causas que forjan las altas tasas de inseguridad. Por ejemplo, de acuerdo con psiquiatras y psicólogos, hay una correlación entre una crianza pobre en estímulos físicos (caricias), emocionales (muestras de afecto) o cognitivos (aprendizajes en general) y un bajo desarrollo de empatía y sentido de humanidad.

Por ello, esta ola enfocada en el bienestar emocional a nivel personal y social promueve una solución preventiva. Se trata de desarrollar empatía, amabilidad y cuidado social –también llamado metta, según los budistas– desde los primeros años de vida, para así generar conexiones neuronales mientras se generan conexiones sociales. Metta reencarna las nociones de cariño, amistad y amabilidad de las antiguas escrituras Pali, retoma los principios de la meditación, la recitación de mantras y el ofrecimiento de buenos pensamientos hacia uno, los otros y el universo.

El objetivo de metta en nuestras sociedades cada vez más fracturadas es enriquecer el sentido de unidad, es decir que al formar parte de un universo, no sólo somos responsables de su existencia y su mantenimiento, sino también de las consecuencias positivas y negativas de nuestras aciones. Esto, de alguna manera, va elevando nuestra capacidad de benevolencia, compasión y cariño innatos, hasta convertirla en una realidad cotidiana con impacto en la autoestima, en el enriquecimiento de los vínculos afectivos e incluso en el desempeño laboral.

Transmitir metta a las generaciones más jóvenes requiere más que palabras sobre el respeto hacia otras personas; también es indispensable realizarlo mediante acciones: se debe escoger un espacio silencioso –libre de distractores– y un momento del día en que se esté relajado, descansado y relativamente contento. La duración de esta práctica variará de acuerdo con la edad del niño y la facilidad que se tenga como adulto para la meditación; sin embargo, es seguro que conforme se vaya progresando en conjunto, los períodos serán cada vez menores y más fluidos.

Bastaría con sentarse, niños y adultos, en un sofá cómodo para relajarse, y empezar a sentir el cuerpo y cada una de sus sensaciones: cierren los ojos, presten atención al aire que entra y sale, y libérense de cualquier pensamiento de la mente.

Después de gozar de unos minutos de tranquilidad, pronuncien el mantra “Puedo ser feliz”. Al inhalar, formen una sonrisa ligera; al exhalar, piensen la frase que posibilita la felicidad. Esto no significa que se tenga que experimentar ese sentimiento en ese momento, sino jugar con el pensamiento y la posibilidad del deseo de felicidad personal. A continuación, siguiendo la misma rutina, se dirán las frases: “Puedo estar a salvo”, “Puedo ser fuerte” y “Puedo vivir en paz”. Cada frase requiere ser explicada como un método para sentirse seguros mediante la tranquilidad; la salud tanto física como mental requiere un ejercicio continuo, los problemas pueden presentarse pero no por eso debemos agobiarnos ante las dificultades, pues somos siempre merecedores de amor y podemos amar a aquellos que nos aman de regreso. Para finalizar, se puede cerrar la sesión preguntándose mutuamente cómo se sienten al practicar metta, qué es lo que más se disfruta en este proceso y si se liberó alguna angustia que estuviera presente en la mente.

Esta práctica, con el paso del tiempo, ayudará a brindarle un sentido positivo a los vínculos sociales –principalmente con las figuras del padre y la madre– y a desarrollar la empatía a lo largo de la vida. Después de todo, la interacción entre la meditación y el afecto tiene el poder de potenciar la regeneración de la plasticidad neuronal y, por lo tanto, de la salud plena de una persona.