*

X

¿Cómo saber cuándo vale la pena salvar una relación o cuándo es realmente tóxica? Profesor lo explica

Salud

Por: pijamasurf - 12/09/2017

El profesor de psicología Jordan Peterson tiene una serie de principios básicos para notar cuando algo realmente no funciona y es mejor terminar esa relación

Muchas personas pasan años de su vida en relaciones tóxicas que les quitan su juventud o madurez y un día despiertan y se sienten solas y se arrepienten de qué han hecho con sus vidas. Por otro lado, valorar una relación es algo importante ya que, además de que obviamente el amor es lo más alto a lo que aspira el ser humano, se ha demostrado que tener relaciones íntimas es el factor más importante para tener una vida sana. Así uno puede enfrentar una disyuntiva muy delicada. Es importante saber cuándo merece que luchemos por algo, que vayamos más allá de contrariedades e incomodidades y nos abramos y seamos capaces de sufrir con sentido por algo que amamos, y cuándo estamos perdiendo el tiempo, cuándo estamos viviendo en la fantasía y en el engaño.

El profesor de psicología de la universidad de Toronto, Jordan Peterson, toma una perspectiva sumamente pragmática. El profesor menciona, en el video presentado, que es importante saber que una relación tóxica puede costarte años de vida e impedir tu desarrollo, como si te estuviera chupando la fuerza vital. 

Una relación de pareja tóxica puede, en su aspecto más sencillo, simplemente evitar que tengas una relación verdaderamente satisfactoria que te ayude a alcanzar tus objetivos -entendiendo siempre que la felicidad nace de adentro hacia afuera y que realmente sólo podrás amar y respetar a alguien si lo haces primero contigo mismo-. En el caso en el que tengas una relación tóxica de largo plazo -por ejemplo un matrimonio- esto es realmente preocupante, ya que una persona tóxica puede, incluso ya divorciados, dedicarse a hacer miserable tu vida, llevando conflicto a toda tu vida, especialmente si tienes hijos. Para evitar que esto pase de entrada, lo fundamental es tratar de siempre decir la verdad y no presentar una imagen engañosa de quién eres, sino que mostrar siempre tu personalidad y tus deseos. Esto evitará que te metas en un lugar donde quieres estar y avisará a tu pareja con quién se mete. Igualmente, esta postura de honestidad significa también no aceptar engaños de tu pareja. Peterson señala que el elemento más esencial con el que se construye una relación de pareja es la confianza, cuando esto se pierde, la relación está condenada a la muerte. Así que puedes empezar preguntarte si realmente confías en tu pareja.

Peterson señala que, si tu pareja no responde proporcionalmente a la honestidad y a tus intentos de mostrarte cómo eres, entonces es probable que debas abandonarla. Si te están mintiendo, si no están creciendo (si tu pareja no busca superarse) y, al contemplar tu relación, te das cuenta de que no tolerarías estar 10 años más con esa persona, lo más inteligente es abandonarla.

Muchas veces se tiene la idea -que llega a devenir en fantasía- de querer salvar a alguien, de que uno podrá corregir a la pareja que va por mal camino, que es infiel o que tiene una adicción. Esto -cuando no es una codependencia- es sin duda un sentimiento noble y loable. Sin embargo, cuando una persona no está abierta al cambio, uno sólo pierde el tiempo. A veces es más inteligente utilizar esa misma energía para ayudar a alguien más o, incluso, a más de una persona. Evidentemente no es fácil dejar a alguien que se encuentra en malas condiciones, que notas que está sufriendo y que quizás tú seas "todo lo que tiene", pero debes saber que, en muchos casos, sólo esa persona es capaz de resolver sus propios problemas. Hay un cierto límites de lo que puedes hacer por él o ella. Así que, lo mínimo que el otro debe mostrar, es una sincera disposición para resolver sus problemas: realmente debe querer cambiar, habiendo reconocido y entendido sus conflictos. Peterson señala que incluso en este caso existen pocas posibilidades de que la relación funcione, pero hay al menos alguna esperanza.

 

 

 

 

 

¿Te atreves a saber cuántos años de vida saludable te quedan según tus hábitos presentes?

Salud

Por: pijamasurf - 12/09/2017

Con una precisión pasmosa, esta calculadora, desarrollada por actuarios de la Universidad de Connecticut, revela los años de vida que le restan a una persona según sus hábitos y en qué condiciones probables de salud se encontrará

Al menos en teoría todos sabemos que nuestros hábitos presentes decidirán, en buena medida, nuestro bienestar futuro, ¿pero qué tan coherentes somos en la práctica con dicha aseveración?

Lo usual, tristemente, es que seamos negligentes con nuestra propia salud, sea siguiendo una dieta rica en calorías y alimentos refinados, llevando una vida de poca o nula actividad física, fumando, o incluso, sosteniendo relaciones personales que nos mantienen en un estado de malestar.

Es cierto que algunos hábitos son más sencillos de cambiar que otros, pero en cualquier caso podríamos reflexionar por qué si sabemos que algo nos daña o nos perjudica, seguimos manteniéndolo en nuestra vida.

Hacemos esta breve introducción para presentar un recurso diseñado y dado a conocer recientemente por el Goldenson Center for Actuarial Research de la Universidad de Connecticut, Estados Unidos. Se trata de una calculadora que a partir de ciertos datos relativos al estilo de vida de una persona, arroja la probabilidad de buena salud y de salud precaria que le resta si persiste en esa forma de vivir.

Esto no quiere decir que se trata de un ejercicio punitivo, sino sólo realista. Es decir, como decíamos al principio, es más o menos obvio que un individuo que no fuma, realiza alguna actividad física varias veces por semana y lleva una dieta balanceada, tiene más probabilidades de vivir más años en buena salud que alguien con los hábitos opuestos.

En ese sentido, los resultados se presentan con una precisión que tiene, al mismo tiempo, algo de profética y hasta ominosa, pues si de por sí no es común ni sencillo imaginarse enfermo, quizá menos aún es fácil imaginarse que a esta condición esté sumada la vejez o lo prolongado que puede ser ese período de enfermedad. O, en el caso contrario, que quizá la vida pueda extenderse hasta los 90 y tantos años, en un estado de salud bastante aceptable para dicha edad.

Se trata, en suma, de un recurso que al mismo tiempo nos puede hacer imaginar y reflexionar, en ambos casos con una pregunta de fondo: ¿qué estamos haciendo con nuestra vida?

Puedes encontrar la calculadora en este enlace. Para la conversión de tu altura al sistema inglés puedes usar esta herramienta. Para la conversión del peso puedes usar Google (basta con escribir, por ejemplo, "63 kg to pounds").

 

También en Pijama Surf: La vida nos parecerá breve si no hacemos lo que realmente deseamos (sobre un fragmento de Séneca)

 

Imágenes: Aloha Higa (Shirokuma Cafe)