*

X

Esta mujer crea hermosos diseños con las hojas de los árboles que caen en el otoño (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 12/13/2017

Aunque la vida puede ser en sí misma estética, a veces necesitamos pequeños recordatorios que nos ayuden a darnos cuenta de ello.

Cada otoño, desde hace al menos cuatro años, es posible ver a una mujer en el campus de la Universidad Estatal de Sacramento barriendo las hojas que se desprenden de los árboles ahí plantados. 

Se dirá que esta es una labor común y corriente, y en cierto modo lo es, pero en el caso de Joanna Hedrick, está acompañada de una intención entre estética y metafísica. 

Su barrido no es simple, sino dirigido: con las hojas elabora preciosos y, en algunos casos, intrincados diseños. Espirales, laberintos, modestos fractales, combinaciones geométricas… 

Bajo la inspiración de Andy Goldsworthy (artista británico conocido por el uso de elementos naturales en sus piezas), Hedrick realiza estas figuras a manera de regalo para los estudiantes que, en esta temporada, suelen encontrarse en exámenes y ya que ella trabaja como consejera en la Universidad, seguramente sabe de la tensión que éstos provocan en los jóvenes.

“Tomo algo que ya es hermoso y lo hago único, algo ante lo cual no puedes simplemente pasar y ya”, dice.

El ejercicio evoca, inevitablemente, los mandalas de arena que realizan los monjes del Tíbet, paciente y laboriosamente, a lo largo de muchos días y aun meses, para al final barrerlos y aprender así que todas las obras son frágiles y momentáneas, que el ego es menos que una brizna para la esencia del tiempo y que todo, al final, desaparece, a veces amablemente, como las hojas de esos árboles, dispersadas por el viento o consumidas poco a poco por la misma tierra de la que surgieron.

 

También en Pijama Surf: Imágenes microscópicas revelan paisajes inmersos en nuestras lágrimas

¿Lo tuyo es la ironía y el humor negro? Vas a disfrutar mucho estas viñetas

Arte

Por: pijamasurf - 12/13/2017

La delicada composición de la ironía tiene un ejemplo perfecto en estas sencillas y breves tiras cómicas

La ironía es uno de los recursos del lenguaje más difíciles de cultivar para conducir a una expresión que sea al mismo tiempo ingeniosa, sutil, inteligente, aguda e, incluso, un tanto mordaz. Esa es el desafío de una pieza irónica: lograr el equilibrio de elementos que, al igual que sucede en ciertas fórmulas químicas, basta el exceso de uno o la falta de otro para que el mensaje se arruine, explote en las manos de su creador o, simplemente, no sea entendido.

No es el caso, sin embargo, de Jake Likes Onions, un proyecto gráfico en el que la ironía y el humor negro son la sustancia de las viñetas que lo integran.

Grosso modo, Jake Likes Onions presenta escenas breves, de no más de cuatro cuadros, en los que un motivo inicial se desarrolla y termina con cierta tragedia implícita que, sin embargo, hace reír.

La muerte, la dificultad de la vida, la soledad, los hábitos que ahora todo mundo tiene. Dicho así, no parece que sean temas graciosos, sin embargo, en estas breves tiras, el ingenio y el sentido del humor del autor hacen más ligero lo grave, permitiéndonos por un instante reírnos incluso de eso que se supone es solemne.

¿Y no es ese, en última instancia, el fin de la ironía?

 

También en Pijama Surf: El arte de injuriar: los insultos más hirientes en la historia de la filosofía