*

X

‘Yo, un negro’ (Jean Rouch, 1958): el cine entre arte e investigación

Arte

Por: Lalo Ortega - 12/04/2017

La obra del cineasta y antropólogo francés existe con un pie en la ficción, y otro en el documental

Cortesía de su influencia y éxito comercial inconmensurables, es fácil pensar que el destino del cine siempre fue la representación de lo que otras artes ya han manifestado antes. En su capacidad única de capturar la realidad mejor que otros medios de expresión, el cine del mainstream a menudo ha caído en la paradójica representación de lo que Hitchcock llegó a despreciar como “teatro filmado” (desdén que, por extensión, aplica a la literatura adaptada a la gran pantalla). ¿Cuál es, entonces, la esencia del cine como arte independiente?

Ya en 1955, el pintor, artista y cineasta experimental, Hans Richter, escribía que una de las posibilidades del medio para emanciparse yacía en volver de la ficción a la historia, y del estilo teatral al documental. Así, la naturaleza provee al cine de una materia prima propia que no es limitada por las tradiciones literarias preexistentes: su capacidad creadora es dada sólo por la cámara y la sala de edición. Jean Rouch, cineasta y antropólogo, exploró dichas posibilidades a lo largo del centenar de películas que constituyen su filmografía.

Pionero de técnicas como el jump cut y reverenciado como precursor de la Nueva ola de cine francés por sus integrantes, Rouch es, sobre todas las cosas, padre del cine de etnoficción. Junto con "Los amos locos" (Les Maîtres Fous, 1955), "Yo, un negro" (Moi, un noir, 1958) es una de las obras más conocidas del subgénero.

 

 

El filme muestra a un grupo de inmigrantes nigerianos que viven en Treichville, un barrio en la capital de Costa de Marfil, mientras buscan trabajo todas las mañanas. Al plantear Rouch, mediante voz en off al inicio, el proceso de su experimento, hace de "Yo, un negro" una obra que se inscribe dentro este nuevo tipo de cine.

Se trata de una improvisación, carente de un guión preexistente, en la que sus sujetos se interpretan a sí mismos con libertad de hacer y decir lo que quisieran, bajo seudónimos que mucho dicen sobre la influencia de la cultura occidental en la cosmovisión de la juventud africana de la época. Por limitaciones técnicas del registro sonoro, ésta no es una película con sonido directo: las narraciones y comentarios fueron grabadas después en París.

En el carácter imprevisible y caótico de su creación, el cine de Rouch se desprende de la antropología rígida para oscilar entre el arte y el método científico. Donde éste y el guión cinematográfico clásico se encargan de controlar el entorno y reducir las variables, la espontaneidad de los sujetos en "Yo, un negro" admite una experimentación del mundo más amplia y, de cierto modo, más real.

¿No es una contradicción que el antropólogo presente una realidad enmascarada a posteriori por la narración de sus propios sujetos? O, quizá a la inversa, Rouch propone ir más allá del registro objetivo de los hechos gracias a la capacidad intrínseca del cine de representar la subjetividad.

 

El Cine Tonalá y Le Cinéma IFAL son sedes del ciclo “Jean Rouch: una aventura cine-etnográfica” durante el mes de diciembre. Para conocer fechas y horarios del programa, consulta este enlace.

Twitter del autor: @Lalo_OrtegaRios

¿Son estas las piezas más tristes de la música clásica?

Arte

Por: pijamasurf - 12/04/2017

La oscuridad del espectro emocional suele ser un territorio fructífero para la creación artística

Para muchas personas, la música es la expresión creativa y artística más refinada, no sólo por las alturas que ha alcanzado a lo largo de su historia sino también, o especialmente, por esa especie de facilidad con que puede llegar a tocar y conmover a prácticamente cualquier persona y, podría decirse, incluso cualquier ser sensible. ¿O no fue con música que Orfeo calmaba a los hombres y a las bestias, e incluso le sirvió para dormir al Cancerbero en la entrada del inframundo?

“Con la música nunca se puede estar seguro: en la medida en que externaliza nuestras pasiones más profundas, la música es siempre una amenaza”, dice el filósofo Slavoj Zizek en uno de los comentarios de The Pervert’s Guide to Cinema, en alusión a esa capacidad que tiene la música no sólo de hacernos sentir sino también, en ciertos momentos, bajo ciertas circunstancias, de expresar un estado emocional que a veces incluso para nosotros mismos puede parece confuso, ambiguo. 

A veces sabemos que sentimos algo pero no atinamos a decir bien a bien qué, sólo lo sentimos y lo sabemos. Y en esas ocasiones basta escuchar una tonada, recordar una canción o incluso repetir una y otra vez la misma pieza para advertir cómo esa emoción encuentra su cauce en el flujo milagroso de la música, como si ésta fuera capaz de descifrar lo que sentimos y, sin darle palabras, de todos modos le permitiera encontrar forma y significado.

Bajo esa luz compartimos ahora una serie de piezas que, paradójicamente, están marcadas por la sombra. Se trata de composiciones provenientes de la música clásica que por sus características evocan sentimientos tristes y melancólicos, sin duda una de las zonas del espectro emotivo que han resultado más fecundas para la música.

La selección proviene del sitio France Musique y en ella se encuentran algunas composiciones imprescindibles y otras quizá un tanto inesperadas. Como en otras ocasiones, invitamos a nuestros lectores a dejarnos sus propias sugerencias en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

MOZART | Requiem: Lacrimosa

Todo Requiem –la misa de difuntos del ritual católico– es por definición pesaroso, pero en el caso de Mozart se trata además de una de las últimas piezas que se abocó a componer, sin terminar, pocos meses antes de morir. 

 

SCHUBERT | Sonata para piano N°20, Andantino

En su diario, en marzo de 1824, Schubert anotó: "Mis obras son fruto del conocimiento que tengo de la música y también de mi conocimiento sobre el dolor".

 

PURCELL | Dido and Aeneas, "When I am laid in earth"

El también llamado "Lamento de Dido" es sin duda el fragmento más conocido de la música del compositor inglés Henry Purcell, uno de los artistas más melancólicos en una época, la barroca, que encontró la fuente de la creatividad en dicho estado del espíritu. 

 

OFFENBACH | Les larmes de Jacqueline

A Offenbach se le suele conocer más como un compositor de operettas y piezas cómicas, aparentemente lejos de los territorios de la tristeza. Nadie, sin embargo, está exento de sentirse triste, y cuando esta emoción se combina con la creatividad, suelen aflorar grandes obras.

 

BACH | Matthäus-Passion, "Erbarme dich"

"Tened piedad" es la petición melancólica que se lanza en esta parte de La pasión según San Mateo, el oratorio de Johann Sebastian Bach que necesariamente nos conduce a un estado de reflexión y calma inusitada, como si también en la melancolía encontráramos un bálsamo.

 

LILI BOULANGER | D’un soir triste

Lili Boulanger estaba destinada a convertirse en una compositora destacada. Hija de un compositor sumamente reconocido en su tiempo, Ernest Boulanger, y de una princesa rusa exiliada, Raissa Myshetskaya, cantante formada en el Conservatorio de París, nieta también de músicos y alumna precoz de Gabriel Fauré, su vida tuvo, sin embargo, otro final: murió a los 24 años, víctima de una tuberculosis intestinal derivada de la enfermedad de Crohn que padecía. Entre las composiciones que pudieron rescatarse después de su muerte se encuentra esta, dedicada a "una tarde triste".

 

SHOSTAKOVICH | Sonata para viola y piano, Adagio

La última obra de Dmitri Shostakovich es un demorado adiós a la música. Terminada pocas semanas antes de morir, el compositor ruso condensó en esta pieza sentimientos complejos. Compartimos la interpretación de Fyodor Druzhinin (viola) y Mikhail Muntyan (piano), músicos que se encargaron de estrenar la obra y, además, uno de ellos, Druzhinin, amigo a quien Shostakovich dedicó su composición.

 

HÄNDEL | Dixit Dominus, "De torrente in via bibet"

El Salmo 110 (109 de la Vulgata) encontró en manos de Händel una expresión profunda, conmovedora. "Del arroyo beberá en el camino", dice el texto bíblico, y acaso la introspección de esta pieza también tiene como propósito detenernos para contemplar realmente lo que sucede a nuestro alrededor y con nosotros mismos.

 

También en Pijama Surf: ¿Es posible que esta triste melodía húngara haya desatado una ola de suicidios?

 

Imagen principal: Orfeo lamentando la muerte de Eurídice, Ary Scheffer (1814; detalle)