*

X

Embarazo de la primer ministro Jacinda Ardern y su decisión de dar a luz en el poder causan furor

Política

Por: pijamasurf - 01/26/2018

La futura mamá y primer ministro Jacina Ardern se ha convertido una celebridad mundial al anunciar su embarazo y planear ausentarse solamente 6 semanas para seguir gobernando. Una bebe-manía -y una leve polémica- sacude Nueva Zelanda

Hace poco Jacinda Ardern se convirtió en la más joven mandataria de Nueva Zelanda, con tan sólo 37 años. La primer ministro de este país, que lleva tres mujeres en el poder de manera consecutiva, ahora ha creado toda una fiebre que mezcla la política con la atención de las revistas de farándula, moda y chisme al anunciar que tendrá un bebé.

Nueva Zelanda se encuentra sacudida por la bebémanía, la jacindabebemanía. Y, notablemente, esto parece estarle rindiendo resultados en las encuestas. Antes los políticos besaban bebés en photo ops para ganar votos; ahora tienen bebés mientras gobiernan.     

Claro que esto no es un truco político. Pero, aunque algunos han criticado su decisión de tomarse sólo 6 semanas para tener a su hijo y luego regresar al poder o han cuestionado si será capaz de ser mamá y gobernar, la realidad es que a la luz del futuro alumbramiento, el partido de Ardern se perfila como seguro ganador de las siguientes elecciones. Diversos analistas señalan que el embarazo ha hecho y hará que miles de personas sientan que tienen algo en común con su líder, quien además ha anunciado que estará reciclando ropa de bebé, la llamada hand-me-down.

Ante las críticas, Jacinda ha dicho que está "embarazada no incapacitada" y que Nueva Zelanda misma la ayudará a criar a su hijo. Muchas mujeres han salido a defenderla, diciendo que es algo normal para una mamá seguir su trabajo y tener un hijo. Ardern, quien se desempeñó también como DJ de manera amateur, se perfila -según algunas mujeres feministas- como un gran ejemplo a seguir que muestra (o mostrará) cómo se puede combinar el trabajo en sus más altas esferas y la familia. Otras personas señalan que esto es posible sólo en un país como Nueva Zelanda, el cual es relativamente más sencillo de gobernar que un país más grande y más pobre. De cualquier manera es algo único y la bebémanía apenas empieza.

Aunque este será un caso único en tanto a la cobertura mediática que está recibiendo, anteriormente Benazir Bhutto tuvo a su segundo hijo mientras era primer ministro de Pakistán en 1990.

Mujer que le pintó el dedo a Trump es despedida de su trabajo

Política

Por: pijamasurf - 01/26/2018

Mujer se convierte en celebridad de Internet luego de mostrarle el dedo a los vehículos de Trump; pero pierde su trabajo

Juli Briskman, de 50 años, se convirtió en una celebridad de Internet luego de que su imagen andando en bici mostrándole el dedo medio al automóvil de Donald Trump circulara por numerosos medios.

La mujer pasó de ser una suerte de heroína en línea a ser despedida por la empresa en la que trabaja, aunque ella mantiene que no se arrepiente de lo sucedido.

Briskman narró lo sucedido así: "Él pasó y simplemente mi sangre empezó a hervir". Luego pensó en todas las cosas que están mal con su gobierno y "él de nuevo en el campo de golf". Enardecida, la mujer le mostró el dedo medio a la comitiva de Trump en varias ocasiones. Un fotógrafo que viajaba cubriendo al presidente capturó la imagen. En Internet se bromeaba ya con que Briskman debería hacer campaña en el 2020.

Esta mujer de Virginia trabajaba en una empresa de comunicaciones que tiene contratos con el gobierno federal. Briskman alertó a sus empleadores lo sucedido, pero poco después la despidieron, argumentando que no podían tener imágenes obscenas en las redes sociales y que se arriesgaban a perder sus contratos con el gobierno. Briskman había colocado la imagen como su foto de perfil en Facebook, pero en ninguna parte de su perfil se menciona el nombre de su compañía.

Algunas personas en las redes sociales han protestado en contra de la compañía, señalando que es una violación a la libertad de expresión de la mujer. De cualquier manera las cosas parecen estar bien para Briskman, quien ahora busca un nuevo trabajo, al tiempo que existe una campaña de crowdfunding para resarcirla.