*

X

Surfista nos vuela la cabeza al montar ola de 35 metros (VIDEO)

Sociedad

Por: PIJamasurf - 02/04/2018

Este alemán dejó atónitos a todos los espectadores al surfear con éxito una monumental ola

Pocas comuniones más impresionantes entre hombre y naturaleza –al menos desde la óptica del espectáculo– que la que se registra cuando alguien surfea una ola gigante.

Estas demostraciones son bastante comunes en la playa portuguesa de Nazaré. Aquí se reúnen permanentemente los más temerarios surfistas del mundo, con el fin de montar las olas más grandes del planeta. 

Recientemente, el alemán Sebastian Steudtner fue y conquistó una ola de -según se calcula- unos 35m. Sobra decir que el espectáculo es avasallador: un pixel humano deslizándose a través de un gigantesco bloque de agua en movimiento. Hasta ahora el récord mundial señalaba una ola de 23m como la más grande jamás "montada", pero si observamos el impresionante video que documentó la hazaña de Steudtner, es difícil siquiera considerar que la suya no supera por mucho el récord mundial.

Un hecho lamentable sacude a Cuba y su estructura política

Diversos medios tanto internacionales como locales y oficiales han confirmado la muerte de Fidel Ángel Castro Díaz-Balart, hijo único de Fidel Castro y Mirta Díaz-Balart, nacido en 1949. Según anunció el diario Granma, Castro Díaz-Balart murió por mano propia, eligiendo el suicidio luego de vivir varios meses bajo tratamiento por depresión.

El hijo del dirigente cubano era ingeniero nuclear, formado y graduado en Rusia en los años de la Unión Soviética. Su doctorado lo obtuvo en 1974 por la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, en donde se graduó con honores.

Según destaca El País, Castro Díaz-Balart fue el primer cubano en obtener dicho título académico. Asimismo, a su regreso a Cuba encabezó un ambicioso proyecto para construir la primera planta nuclear de la isla, en Juraguá (al oeste de la bahía de Cienfuegos), el cual se frustró debido a la caída de la Unión Soviética. Algunos años después del descalabro, Castro Díaz-Balart dejó la administración pública y jamás volvió a ser funcionario del gobierno cubano.

Hace unos meses “Fidelito”, como también se le conocía, por el parecido con su padre, fue hospitalizado por causa de una depresión, tratamiento que recientemente seguía ya en su vida corriente. El desenlacen, sin embargo, fue fatal.

El hecho lamentable no puede disociarse del contexto político en el que ocurre, en una época sumamente peculiar para el gobierno de origen socialista de Cuba, que desde hace algunos años enfrenta el dilema sobre la sucesión en el poder del dirigente Fidel Castro, sustituido en el 2008 como presidente de la isla por su hermano, Raúl. En cierta forma, este deceso vuelve a poner la pregunta en el aire sobre la sucesión del poder político en Cuba, cómo ocurrirá y cuál será el futuro de la isla: ¿continuar sobre la opción socialista o virar hacia el liberalismo?